26/5/10

Akemi en el Tong Tong 2010. Segunda parte.

Y la visita continúa:


Variedad ilimitada de marionetas y esculturas de madera.



Escarabajitos tropicales.



O peces en sitios maravillosos!



Probadita de spekkoek (pastelito indonesio de especias).



Los "edificios" ambulantes y una asiática mirada de reojo inolvidable...


El paseo fue memorable, por lo tanto se augura uno nuevo el próximo año, por ahora, saludos a todas y todos desde el Malieveld en Den Haag, por algunos días rinconcito de Indonesia y Malasia en Nederland.

5 comentarios:

  1. Que guapa posa ella delante del Gong!!
    Bonito nombre el que has elegido para ella!
    Besotessssssss

    ResponderEliminar
  2. Hola Princesita de París,
    Gracias! Fue de lo más divertido, pues no pudo evitar posar ante casi todo lo que encontraba en el camino, jiji!

    El nombre sí que me costó trabajo, pues no me convencía ninguno de los apelativos japoneses que encontraba a mi paso, aunque por suerte, escuché éste como una sugerencia y entonces quedé convencida, ella es nada más y nada menos que "Akemi", cuyo significado es: amanecer brillante. Me da gusto que te haya parecido bonito.

    También besotes para ti.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita la foto de los peces!!! Ya veo que a Akemi le gusta mezclar culturas tanto como a ti!
    Esa mirada de reojo es realmente muy graciosa!!!
    Dikke kussen!

    ResponderEliminar
  4. venir aquí es como un tour turístico. Siento como que me llevaste de paseo junto con Akemi, solo me faltó probar los spekkoek, jiji.

    un beso

    ResponderEliminar
  5. Dag lieverd, Rosana,
    Sí, verdad? En cuanto vi esa sección de peceras con distintos animalitos pensé: "son ideales, Akemi lucirá aún más guapa junto a las mismas" y esa,que en realidad es enooooooorrrrrrrrrrrrrmmmmmmmmmmeeeeeeeeeeee, era la más bonita! Con unas plantas, corales y peces fabulosos!

    Y la mirada, bueno, en el momento en el que mi marido tomó la foto no se dio cuenta de la misma.
    Esos señores con los edificios en la cabeza, paseaban por varias zonas de la exposición y claro, todo el mundo les sacaba fotografías y por fin cuando estuvieron cerca de nosotros, pues a aprovechar la oportunidad y fíjate, al bajar las imágenes a la PC y verlas en grande, me di cuenta de la miradita, genial!!!!!! Mucho mejor que planeada, creo que es perfecta! Jiji! Esa es la magia del arte de la fotografía... del cual mi esposo es fanático.

    Te mando muchos besitos y ya me voy a tu blog, que creo que tienes dos entradas nuevas que aún no visito y no me pierdo ni una.




    Hola querida Xóchitl:
    Aún no he tenido tiempo de leer el libro electrónico que me mandaste, pero creo que en agosto podré hacerlo, ya que tengo varias lecturas en marcha y bueno, te agradezco tu paciencia y comprensión.

    Qué alegría me da saber que te la pasas bien cuando vienes, pues me gusta dar a conocer algo de lo que observo y vivo en este país tan exótico!

    Los spekkoek tienen un sabor muy delicado, como de panqué ligero pero aderezado con un poquito de especias aromáticas... lo bonito es el bicolor de las capitas, como si estuviese hecho a basa de tortillitas de harina, delicaditas pero compactadas.

    Y si vieras qué otros colores loquísimos, como rosa mexicano, verde perico, etc. blanco, que tienen otros panes, de lo más curioso, todos son indonesios y se consiguen muy facilmente en Holanda, pues en muchísimos restaurantes chinos también venden comida indonesia...
    Deliciosas ambas!

    Bezotes hasta Madrid.

    ResponderEliminar