31/8/09

Ámsterdam en breve, parte 3.




En un pequeño callejón aledaño a las zonas comerciales y turísticas centrales, Sonia descubrió una tienda llena de magia, de creatividad e incluso de nostalgia.
El maniquí de la entrada la recibió ataviado con una elegante capa y una máscara inolvidable, muy bella y perfectamente bien hecha.

Dentro no pude evitar reírme de alegría al probarme un antifaz que mezcla la técnica más antigua para su elaboración con una tela moderna tan turística e inconfundiblemente holandesa.
La pareja de artistas creadores de todas las maravillas que llenaban su negocio fue muy amable con nosotros y durante algunos instantes la conversación giró en torno al teatro, sus misterios y sus encantos, ese mundo que conozco desde toda mi vida y que extraño tanto, pues para mí fue una fortuna enorme crecer y formarme en ese mundo gracias a mis padres.

Sonia decidió fotografiarse delante de algunas máscaras, mientras el agradable realizador de las mismas envolvía un par de ellas que Juanita y Sonia Pérez lucirán en una ocasión futura.

2 comentarios:

  1. Qué guapa eres Julieta!!!
    A pesar de la máscara....
    Un beso con abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas, muchas, muchas gracias, Rosana, me he sonrojado al leer este comentario, bueno, se hace los que se puede, verdad? Jajajajaja.
    Un beso y un abrazo enorme, enorme, enorme, inmenso.

    ResponderEliminar